Agencia Reforma

Pacientes con hipertensión, diabetes, enfermedades mentales, respiratorias, gastrointestinales e incluso esclerosis y cáncer sufren el desabasto de medicamentos en farmacias de la CDMX.

Entre éstos, fármacos de especialidad como mometasona y parametasona, utilizados para alergias o inflamación; tranquilizantes como alprazolam; micardis, para la hipertensión arterial; trayenta y trayenta duo para la diabetes; riopan, un antiácido para enfermedades como gastritis; los multivitamínicos dextrevit y redoxón; interferón recetado para esclerosis múltiple o algunos tipos de cáncer; vyvanse usado para el déficit de atención, y dimacol, para la tos y gripe en niños.

Algunos pacientes reportaron que desde mediados de 2020 se enfrentaron con desabasto y tuvieron que cambiar su tratamiento; unos más afirman que surten su medicamento de manera irregular.

“Hemos visitado ya dos farmacias y con esta tres, no hay (dimacol). Nos dicen que no hay y que no nos pueden dar fecha. Venimos a una farmacia grande, porque en las de la colonia no lo hay. Creo que está difícil encontrarlo y allá el niño enfermo”, expuso Lev Mejía, un padre de familia residente de Tlalnepantla que acudió a Vallejo en la Gustavo A. Madero a buscar el medicamento.

Tania acudió tres días consecutivos a una farmacia de la Alcaldía Cuauhtémoc para buscar riopan, para controlar el reflujo y acidez causado, dijo, por ansiedad. Sin embargo ni ahí, ni en la farmacia del supermercado al que acude lo ha encontrado.

“Es un medicamento muy, como digo, común. Lo compras por caja y ahora es muy raro, no encuentras. No sé qué esté pasando, sólo que no están surtiendo”, dijo.

Rubén Eugeni Alvarado Manríquez, líder del sindicato del ISSSTE, advirtió que la mayoría de los hospitales generales y regionales, así como clínicas del ISSSTE, están a punto de colapsar por problemas de falta de medicamentos, infraestructuras caducas y de personal médico.

En tanto, Marcos Pascual, director Comercial de la Asociación Nacional de Farmacias de México, que agrupa a 40 mil de estos establecimientos, aseveró que hay faltantes notorios especialmente en los medicamentos para atención de la diabetes, como insulinas, y otros para tratar hipertensión.

“Eso es porque los pacientes que antes iban al IMSS o al ISSSTE por sus medicamentos ahora lo están pagando de su bolsillo, con tal de no ir a una clínica”, comentó.

Rafael Gual, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), coincidió en que la producción global de medicamentos sigue trastocada por los efectos de la pandemia, que obligó al cierre de plantas de producción de materias primas en Asia y generó problemas de abasto.

Vocales de la sociedad civil del Consejo Nacional para la Prevención y Control del VIH y el sida (Conasida) aseguraron que ha habido opacidad y deficiencia en la compra de antirretrovirales, con lo que se ha puesto en riesgo la vida de quienes viven con el virus.

Además, a través de un posicionamiento, señalan que existen medicamentos para VIH que a la fecha no han sido comprados.

“No hay certeza de cuándo y de qué manera estarán disponibles los medicamentos antirretrovirales, que serán comprados por la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS)”, indican quienes también son voceros de ocho asociaciones civiles.

Publicidad