El Tercer Tribunal Colegiado en materia Penal declaró infundados los recursos de queja que interpusieron Marielle Helene Eckes y Gilda Margarita Austin y Solís, esposa y madre, respectivamente, del ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, quienes reclamaron la resolución de una juez de distrito, quien no admitió pruebas a su favor.

Las quejosas ofrecieron pruebas para tratar de demostrar que no cometieron algún delito como aseguró la Fiscalía General de la República (FGR) en la carpeta de investigación que judicializó por el caso Odebrecht.

Sin embargo, la juez Sandra Leticia Robledo, titular del Juzgado Primero de Distrito de Amparo en Materia Penal, determinó no admitir las pruebas por ser “inviables”, ya que consideró que se debieron desahogar ante el juez de control que libró las órdenes de captura por su probable responsabilidad en los delitos de asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Por unanimidad, los magistrados del Tercer Tribunal declararon infundados los recursos de queja.

Asimismo, el órgano jurisdiccional admitió a trámite el recurso que promovió Gilda Lozoya Austin para impugnar la resolución de la juez Luz María Ortega Tlapa, titular del Juzgado Octavo de Distrito de Amparo, quien le negó la protección de la justicia federal a la hermana del ex director de Pemex contra la orden de aprehensión.

El 4 de julio de este año, el juez de control ordenó la aprehensión de Helene Eckes, así como de Emilio Lozoya, su hermana Gilda, su madre Gilda Margarita y de Nelly Maritza Aguilera Concha, esta última es señalada como la persona que presuntamente vendió a Helene la casa en Ixtapa, Guerrero, en un millón 900 mil dólares, venta en la cual la FGR presume hubo dinero otorgado por la constructora brasileña de Norberto Odebrecht.

Publicidad