De acuerdo con la coordinadora del Observatorio Universitario de Violencias contra las Mujeres de la Universidad Veracruzana (UV) Estela Casados González, consideró que el feminicidio de Monserrat Bendimes llena de indignación sobre todo porque la gente lo ve ya con una “normalidad pasmosa”.

Expuso que en el estado se vive un escenario preocupante, porque se le da prioridad a otros temas, cuando las mujeres constituyen más de la mitad de la población en México y en el estado, y se les trata con prejuicio, desdén, desprecio y burla.

“Y eso no lo digo yo, lo dicen las cifras, lo dicen las acciones respecto a la digna y legítima exigencia de justicia”, dijo.

Tras la muerte de la joven de Boca del Río, luego de ser golpeada presuntamente por su novio, dijo que no se puede permitir que en este y en todos los casos, haya impunidad, porque con ello se manda un mensaje equivocado a la sociedad.

Cuando no existe justicia, dijo, se transmite la idea de que cualquiera puede matar a una mujer y no le pasa absolutamente nada.

“(…) Creo que este tipo de casos y todos en general, deben ser una oportunidad para que el gobierno y la Fiscalía manden un mensaje de que sí atrapa feminicidas, sí logra que se juzguen y sí los refunde en la cárcel”, abundó.

Refirió que, si bien hay casos que logran mayor empatía con la gente o que se viralizan, este tipo de eventos suceden cotidianamente y de diferentes maneras. 

“Son casos que están al día, el feminicidio de Monserrat es algo que nos llena de indignación sobre todo porque la gente la ve ya con una normalidad pasmosa; por ejemplo, la universidad donde el supuesto feminicida estudia, reaccionó muy tarde. Esta normalización que se hace de la violencia contra las mujeres es terrible (… ) se olvida en el siguiente evento violento hacia una mujer”, abundó.

Publicidad