Nueva York recibió este lunes la luz verde de las autoridades federales para poder empezar a cobrar un peaje a los vehículos que entran en Manhattan, un controvertido plan que sería el primero de este tipo en Estados Unidos.

La autorización de la Administración Federal de Autopistas, adelantada por varios medios locales, permitirá a Nueva York seguir adelante con esta iniciativa, que lleva años en planificación y que podría empezar a aplicarse finalmente en 2024.

Ahora, la Autoridad Metropolitana de Transporte de la ciudad podrá proceder a fijar las tarifas que se cobrarán y que, según los borradores que han circulado, podrían ser de hasta 23 dólares en hora punta y 17 dólares durante el resto del día.

Anuncios

La propuesta para cobrar un peaje a los vehículos que acceden a las zonas más concurridas de Manhattan -por debajo de la calle 60- ya fue adoptada en 2019 por las autoridades locales con el fin de aliviar la congestión en las calles, mejorar la calidad del aire e inyectar dinero a las arcas públicas para mejorar el sistema público de transporte.

El plan, sin embarg/o, se ha encontrado con una importante resistencia, entre otros del sector del taxi y del vecino estado de Nueva Jersey, donde residen muchas personas que a diario acuden a trabajar a la Gran Manzana.

Las autoridades de Nueva Jersey han puesto en marcha varias iniciativas para tratar de detener el proyecto e incluso han aprobado una norma que permitiría ofrecer a las empresas subvenciones si permiten que sus empleados trabajen desde sus domicilios en el estado. 

Publicidad