Ha sido Miguel Alemán Velasco el gobernador que más acciones en pro del ambiente logró para Veracruz. Recuérdese el saneamiento ambiental de los terrenos donde se ubicaba la extinta Azufrera Panamericana en Jáltipan y la creación de siete rellenos sanitarios, entre ellos el de Poza Rica y los de carácter regional que se ubicaron en los municipios de Orizaba y Emiliano Zapata.

En esos tiempos en que surgía el tercer milenio, se empezaban a dar bravas manifestaciones de inconformidad y preocupación social por el destino final de los desechos sólidos generados por la población. Misma época en que la participación ciudadana comenzó a tener injerencia estratégica en los asuntos relacionados con la protección y preservación de los recursos naturales.  El relleno de Emiliano Zapata pudo instalarse después del tercer intento, debido a que los habitantes de dos comunidades seleccionadas previamente, presentaron fuerte oposición al proyecto.

A nadie debe extrañar que poblaciones enteras se opongan a proyectos de infraestructura urbana o industrial, o incluso con intenciones ambientales, y se vayan abajo con todo y las inversiones programadas o aprobadas. El aeropuerto cancelado en Texcoco, lo fue en gran medida por razones de índole ambiental.

Los temas del tratamiento final de la basura municipal y de las minas que contaminan los mantos freáticos -las aguas dulces que necesita la subsistencia humana- son asuntos que requieren alta sensibilidad política y que definitivamente son temas de pesos (en metálico) y de contrapesos (políticos o ambientales) que impone la realidad social. 

En Veracruz hemos tenido muestras recientes de tales inconformidades, la semana pasada en Chinameca respecto a un proyecto de relleno sanitario. Antes, aquella que impulsó el Movimiento LAVIDA y que alcanzó repercusión nacional, relativa al rechazo rotundo a la posible instalación de minas de oro en los municipios de Alto Lucero y Actopan que pretenden empresarios canadienses.  

Estos y otros temas fueron referidos el pasado 5 de junio en el editorial LOS GRAVES PROBLEMAS DE VERACRUZ, cuando se dijo lo siguiente:

“La sociedad en su conjunto debe esforzarse por buscar el crecimiento y restaurar el dañado tejido social en Veracruz. Debemos trabajar por volver a la olvidada normalidad. Y quizá el camino del humanismo y de los equilibrios racionales puedan empujar el progreso y el bienestar de la población.”

“Por eso, en esta fecha en que se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, debiéramos reflexionar en el llamado a la conciencia y a la vuelta a la naturaleza, que ha hecho el sociólogo Guillermo Rodríguez Curiel en la entrevista concedida a Palabras Claras con este motivo. Además de reiterar los delicados problemas relacionados con el ambiente, y de brindar una serie de diagnósticos y propuestas de solución, el reconocido activista clama por dar prioridad a los recursos naturales: “Somos naturaleza, venimos de ella y debemos cuidarla; no fuimos hechos en fábrica o a mano”.

En estos días se prepara una extraordinaria manifestación en pro de los recursos naturales en la zona de Villa Rica para defender el territorio y sus recursos. Este mes de abril se cumplen 500 años del encuentro de españoles y mexicanos en esas costas. Ojalá que los canadienses se lleven sus proyectos mineros y que la Cuarta Transformación y el gobernador Cuitláhuac García procuren el respeto a los derechos y esfuerzos de la población para cuidar la riqueza natural de Veracruz.

Publicidad