El diputado local Vicente Benítez González rechazó estar recibiendo presiones externas para votar a favor de la reestructuración de la deuda pública o hacer algún tipo de negociación a cambio de impunidad.

Indicó que la revisión de este tema tiene que seguir, para definir si se aprueba o no, pero por su parte subrayó que no ha existido ningún tipo de coacción.

“Yo ante presión no reacciono, la única presión que tengo es la de los más 35 mil ciudadanos que votaron por mí en el Distrito de San Andrés Tuxtla y mi voto estará siempre, en cualquiera de los casos, en función de ellos”, expresó.

Señaló que la bancada Juntos por Veracruz no se ha cerrado a rechazar la posible reestructuración de la deuda, de ahí que continuarán revisando el proyecto durante los próximos días.

Publicidad