La extinción del fideicomiso del Acuario de Veracruz ordenada esta semana, además del cierre previo que impusiera atropelladamente el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, ofende a la sociedad estatal y favorece el crecimiento de la oposición, principalmente al proyecto que para este propósito prepara Dante Delgado Rannauro, el líder del partido Movimiento Ciudadano (MC), para alejarle la gubernatura siguiente al partido Morena y a López Obrador.

Diversas circunstancias hacen pensar que Cuitláhuac percibe o conoce la indisposición real y la molestia de su guía en contra del político alvaradeño que hace mucho abandonó al tabasqueño debido a su manera de gobernar y a su desapego a la Constitución. 

Además del ataque al Acuario, en el tiempo que lleva en el cargo García Jiménez, este ha impulsado o ha permitido diversas acciones que finalmente deben contrariar a Dante. Veamos algunos otros casos que pudieran ser muy significativos para el político alvaradeño.

Anuncios

Una de las primeras acciones de Cuitláhuac en diciembre de 2018 fue cerrar el MIX, una obra creada por Dante en 1992 con el nombre de Museo de Ciencia y Tecnología de Xalapa. Inmueble que después Miguel Alemán Velasco renovó y apoyó en beneficio de la niñez veracruzana. Después de cerrarlo y ser usado como oficinas de gobierno en 2019 y 2020, el cuitlahuismo decidió cambiarle el nombre y reimpulsarlo, pero a un nivel menor y el lugar ni siquiera tiene relevancia actualmente.

El segundo caso que hay que mencionar, también perjudicando a Dante, fue la detención de José Manuel del Río Virgen, personaje muy cercano a él desde el inicio de Convergencia por la Democracia, el antecedente de MC. Este operador dantista fue inmiscuido inesperadamente en un juicio penal relacionado con el asesinato de un candidato del partido Movimiento Ciudadano en el norte del estado. Cabe recordar que este asunto fue defendido frontalmente por Ricardo Monreal, quien vino varias veces a Xalapa a tratar de obtener la libertad de Del Río Virgen, sin éxito.

El tercer caso que puede considerarse extraño y exagerado, fue hace pocas semanas, cuando el ayuntamiento de Minatitlán, dispuso cambiar la denominación a la avenida principal de la populosa colonia Insurgentes de ese municipio, la que durante 30 años llevó el nombre de Dante Delgado, en reconocimiento a las obras que en su época de gobernador realizó a esa colonia de más de cinco mil lotes.

El cuarto caso ocurrió casi al mismo tiempo que el cierre del Acuario, cuando las autoridades de Boca del Río, ahora de la mano de Cuitláhuac por el tema del Salsa Fest 2022, (que recibió financiamiento del gobierno del estado), dispusieron retirar la estatua de Los Voladores de Papantla, colocada enfrente de Plaza Américas, en la zona turística de esa conurbación, con argumentos de que la escultura fue afectada por la corrosión.

El quinto caso corresponde justamente al Acuario de Veracruz, una obra realizada en el gobierno de Dante Delgado e inaugurada también en 1992 con fuerte participación del sector empresarial. En esa época, el entonces gobernante decidió blindar el Acuario con la figura jurídica de un fideicomiso y con la participación de un patronato de empresarios porteños para que vigilaran y participaran en la preservación del inmueble y del propio acuario al paso de los años. 

Ese blindaje ayudó a que el Acuario funcionara por 30 años como una empresa boyante (se sabe que posee 70 u 80 millones de pesos en caja) y a que la institución adquiriera reconocimiento internacional con diversos permisos ambientales en regla.  Desde su fundación, fue presidido por honorables hombres de empresa que, sin pago alguno, decidieron participar en forma honoraria en los trabajos de dirección y administración del Acuario. La sociedad supone o sospecha que los recursos en caja y las entradas económicas diarias, son lo que quieren los ávidos funcionarios cuitlahuistas, esencialmente Sergio Rodríguez, el polémico procurador de medio ambiente estatal.

Te puede interesar: MOVIMIENTO JAROCHO: LA BASE SOCIAL DE DANTE DELGADO

Estas decisiones que son apoyadas desde el Palacio de Gobierno, es muy probable que disgusten a Dante Delgado. Son acciones que en nada ayudan a la entidad, pero sirven para indicar a los veracruzanos que es legítima y verdadera su lejanía con AMLO. 

La destrucción que está ocasionando Cuitláhuac a las instituciones veracruzanas, finalmente puede funcionar como acicate para unificar a los opositores que van en aumento en esta entidad. Y todos saben que Dante es el antídoto principal para derrotar a Morena en 2024.

Publicidad